Home / Floración  / Como cultivar marihuana o cannabis – Inicio principiantes

Como cultivar marihuana o cannabis – Inicio principiantes

Cada vez es más habitual el cultivo de marihuana o cannabis en casa o en pequeños jardines propios, su aceptación se va expandiendo cada vez más, siendo legal en gran parte de Estado Unidos, Canadá,

¡Crea tu propia plantación en casa!

Cada vez es más habitual el cultivo de marihuana o cannabis en casa o en pequeños jardines propios, su aceptación se va expandiendo cada vez más, siendo legal en gran parte de Estado Unidos, Canadá, Uruguray, etc. lo que conlleva que, en otros países, aunque no sea legal, su tolerancia sea cada vez mayor (puedes leer nuestros post de la Evolución y Aceptacióndel Uso de la Marihuana en EEUU y Europa).

La planta de cannabis en un tipo de cultivo que experimenta muchos cambios en muy poco tiempo, y aunque no es muy complicado su cultivo, hay que seguir una serie de cuidadosos pasos para tener un resultado exitoso.

El cannabis es una planta resistente que puede crecer en diversidad de climas y ambientes, en exterior o interior, o en invernaderos.

El proceso de cultivo de cannabis es como todo, tienes su arte, y por lo tanto nunca se deja de aprender, sobre todo aprenderemos cuanto más observemos a nuestras plantas de marihuana y sepamos cuáles son sus necesidades en cada momento.

Respecto de los cuidados necesarios, es conveniente el uso de complementos como abonos o fertilizantes para marihuana, y puedes emplear el presupuesto que quieras, pues la variedad de posibilidades es bastante amplia.

Con esta miniguía, si eres principiante en el cultivo de marihuana o cannabis, te queremos dar una serie de pautas básicas para llevar adelante tú cultivo con éxito y obtener unas buenas y cada vez mejores cosechas.

Cómo elegir las semillas de marihuana o cannbis

Tienes muchas variedades donde elegir, el mercado es amplio, principalmente encontraremos tres grandes variedades índica, sativa o rudeliers, cada una de ellas tiene unos antepasados, unas propiedades, unas preferencias, comportamiento y desarrollo, por eso con un breve estudio sobre las variedades del mercado y nuestros gustos o preferencias, seguro que escogeremos bien, no es muy complicado.

Una vez que hemos elegido que tipo o especie de planta de marihuana es la que más nos llama la atención, debemos de pensar que medio/lugar disponemos para el desarrollo de nuestra nueva amiga.

Por ello nos debemos de hacer varias preguntas:

  • ¿Disponemos de un patio o terraza amplios para cultivar marihuana?
  • ¿Cultivaremos nuestras cepas de cannabis en interior?

  • ¿Qué clima hay donde nos encontramos para cultivar?

  • ¿En que estación del año nos encontramos? 

  • ¿Plantaremos en nuestras 420 en suelo o en macetero?

Una vez que sepamos todo esto elegiremos finalmente el tipo la clase específica de semilla.

En MADAME GROW® trabajamos habitualmente con el Banco de Semilla PRODIGIOS SEEDS, con este banco de semillas nunca corremos riesgos en nuestra elección ya que los resultados son siempre excelentes.

Principios Generales de la Marihuana o Cannabis

Para que nuestra planta se desarrolle en las mejores condiciones y obtengamos la mejor de las cosechas, debemos de adquirir unos conocimientos generales.

Medio: Los cultivadores orgánicos utilizarán interior o exterior para sus plantas de marihuana, sin embargo, plantar en tierra no es la única opción, ya que podremos plantar en medios neutros que pueden incluir fibra de coco, perlita, lana de roca, etc. También se puede utilizar el cultivo aeropónico donde nuestra cepa queda directamente suspendida obteniendo directamente los nutrientes de la mezcla que le proporcionemos.

 LUZ: Para que la marihuana crezca en unas condiciones apropiadas necesita más de doce horas de luz diarias. Si plantamos en interior, no sufriremos de este problema o tendremos ésta preocupación, ya que nosotros mismos regularemos el tiempo en que nuestra 420 está expuesta a la luz. Cuando plantamos en exterior debemos de retrasar la germinación para cuando las plantas reciban al menos ocho horas de luz directa al día.

 AIRE: Nuestra amiga planta de cannabis, es un ser vivo, si no, no podría ser nuestra amiga, por lo tanto, igual que nosotros, requiere aire fresco en movimiento, es decir, necesita ventilarse con entradas de aire fresco, al aire libre esto no es un problema, pero en interior necesitarán de un ventilador y un escape o vaciado de aire. De todas formas, hay que tener cuidado ya que estos ambientes son propensos a las plagas, hongos y al crecimiento débil. Una acumulación de gases impedirá el correcto crecimiento de nuestra planta de marihuana.

 AGUA: Elemento básico para todo ser vivo, el cannabis necesita de este elemento para crecer, desarrollarse y llevar a cabo bien sus funciones biológicas. Si vives en un lugar en el que llueve habitualmente puede que ni si quiera sea necesario regar nuestra planta.

Cuanto más grandes sea nuestra planta de marihuana, así como dependiendo de su variedad, tendrá más o menos sed. En interior el agua se convierte en el medio que transporta los nutrientes, además de ser empleada para el lavado tanto de raíces como el de los sistemas hidropónicos. El pH del agua es muy importante tenerlo controlado por ello, un buen cultivador tendrá siempre un medidor de pH al alcance de su mano.

TEMPERATURA: La marihuana es una planta muy resistente y puede sobrevivir al frío y al calor, sin embargo, al igual que para nosotros, no son buenos los extremos. Una temperatura entre 25 y 28 grados es la adecuada para que el cannabis crezca de en mejores condiciones. En interior es bastante sencillo controlar los cambios de temperatura ya que dependerá de nuestro termostato y de nosotros.

 Para cultivar marihuana al aire libre debemos de conocer bien nuestro clima, debes de saber en qué momento plantar, ya que corres el riesgo de que tus plantas entren en floración muy rápido o demasiado tarde, afectando ello a que las plantas no crezcan lo suficiente o a que no se formen correctamente los cogollos.

NUTRIENTES: Son el combustible que necesita tú planta para crecer, su alimento, por lo tanto, tendrás que buscar un buen suelo con compost e ir aplicando mezclas de abono o fertilizantes para marihuana que nutran a tú amiga como se lo merece, ya sabes que tú madre siempre te dice que debes de cuidar a tus mejores amigos.

Puedes elegir nutrientes 100% orgánicos provienen del mundo vivo, y los minerales de la industria química, así que tú decides que le darías a tú buena amiga si de verdad le tienes aprecio.

En MADAME GROW®, sólo producimos nutrientes 100% orgánicos y naturales.

HUMEDAD: Volvemos a lo mismo de antes, en interior lo tendrás fácil dependerá de los medios que empleos, cuanto más gastes, más fácil te será controlarla, las correctas variaciones en la humedad pueden hacer que tus plantas de marihuana crezcan más fuertes y robustas, siendo muy importante su control hasta la floración.

Cuida a tú planta amiga y satisfaz todas sus necesidades, ella te lo agradecerá con bonitos y pesados cogollos con gran cantidad de resina, ya que convivirás durante unos cuantos meses con ella viéndola crecer desde una pequeña semilla hasta que se entrega a ti totalmente.

 

Luz para el cultivo de cannabis en Interior – «Indoor»

Las variedades para elegir son múltiples, por suerte tenemos un amplio abanico de opciones, y por desgracia, son tantas que debemos elegir bien para que nuestra amiga no sufra.

Los armarios de cultivo están totalmente hechos a medida para el cultivo de marihuana o cannabis, aquí es donde entrará en juego nuestra economía y el nivel de perfeccionamiento para ser un buen “grower”.

 

La germinación de las semillas de marihuana o cannabis

Es el momento de ponernos más serios, comienza realmente nuestra aventura con la germinación de nuestras semillas de marihuana. Hay que hacer crecer la cepa de la planta que hemos elegido. Lo único que necesitamos son unas condiciones adecuadas para que comience el ciclo de la vida. Nuestras semillas de marihuana no germinarán hasta que no se den tres necesidades específicas, una temperatura correcta, agua y una buena ubicación.

El cultivo de cannabis es un proceso orgánico que no tiene unas directrices muy estrictas pues depende de muchos factores, y por eso lo consideramos un arte el cual debes de aprender o dominar, con la experiencia adquirirás progresivamente la técnica que se adecue mejor a tú medio, y aquí en este aprendizaje es donde entran en juego tus destrezas para ser un verdadero especialista en el maravillo arte como cultivar marihuana o cannabis.

SIEMBRA: Coloca las semillas directamente en el medio que hayas elegido, si eres un principiante en el cultivo de marihuana, así evitarás cualquier impacto de primeras. Puedes buscar un recipiente más pequeño al principio para mayor comodidad y luego trasplantar a maceteros más grandes.

TOALLA DE PAPEL: Puedes germinar también tus semillas sobre un paño húmedo de papel colocado en una placa en un lugar oscuro y caliente. Puedes cubrirlo de plástico o cubrirlo con la placa para propiciar mayor humedad. Transcurridos muy pocos días tus semillas germinarán.

Lo más sencillo es coger un recipiente de plástico con tapadera, poner una servilleta o papel completamente empapados en el fondo del recipiente, verter las semillas de marihuana los suficientemente separadas entre si para que no se líen cuando germinen, una vez esparcidas, ponle otro paño húmedo encima, cierra el recipiente y no lo abras hasta que no creas que han germinado para mantener la humedad y condiciones estables para que el origen de la vida de nuestra compañera de viaje «María» sea un buen inicio.

Si el recipiente es translucido, es decir deja pasar la luz, te recomendamos cubrirlo con algo que no deje pasar la luz, recuerda que para una germinación correcta las semillas necesitan total oscuridad, lo mas senillo, es cubrirlo con papel de aluminio.

Una vez cerrado el recipiente, guárdalo en algún lugar con una temperatura estable entre 21 y 25 grados, pasadas poco más de 24 horas casi con toda seguridad tus semillas habrán germinado y estarán listas para ser plantadas en su medio definitivo, aunque hay algunas que pueden tardar hasta 5 días, dependerá de la variedad.

LANA DE ROCA: Si has seleccionado este medio, puedes poner a germinar bastantes semillas en un espacio muy reducido, una vez establecidas las plántulas las puedes poner en su posición final sin dañar las raíces.

EN AGUA: Pon tus semillas de cannabis en agua enriquecida hasta que veas la raíz principal aparecer para a continuación ponerla en su medio.

ESTACIÓN DE GERMINACIÓN: Ofreciendo un control sustancial sobre el medio ambiente en estaciones de germinación donde se proporciona humedad, control de temperatura y se pueden acelerar los tiempos de germinación.

Cuando la planta rompe la superficie y los cotiledones abren la cáscara de la semilla para revelar el primer conjunto de hojas, es cuando la fotosíntesis verdaderamente ha comenzado. Ahora ya comienza la convivencia con tu amiga planta de marihuana a la cual debes de mimar en su no muy largo camino para proporcionarte esos cogollos resinosos que tanto deseas.


Fase vegetativa o de crecimiento del cannabis

Cuando las hojas verdes han comenzado con la fotosíntesis nos ponemos serios, nuestras amigas empiezan a metabolizar y la fase vegetativa o de crecimiento de la marihuana ha comenzado.

INTERIOR: La luz se fija en un periodo de 18 horas y 6 horas de oscuridad. Esto lo puedes coordinar con las horas de luz reales para ahorrar bastante dinero en consumo eléctrico.

Las plantas estarán bien contentas en un suelo orgánico o al ser alimentadas por nutrientes diseñados específicamente para la fase vegetativa o de crecimiento. Hay que mantener la temperatura bien para fortalecer a nuestras jóvenes plantas de marihuana, existen varias técnicas para aumentar la tasa de crecimiento que ya explicaremos en otros posts del Blog de MADAME GROW®.

¿Cuánto tiempo dura la fase vegetativa o de crecimiento del cannabis?

Pues aquí juega mucho la mano del cultivador, ya que podemos alargar o disminuir esta fase dependiendo de si queremos unas plantas mas grandes y menos concentradas, o pequeñas plantas matonas con grandes racimos de flores.

 

EN EXTERIOR: La marihuana crece muy rápidamente, una vez que las horas de luz diaria empieza a aumentar con la llegada de primavera y verano, puedes ver crecer grandes ejemplares.

Tu planta de cannabis seguirá creciendo mientras que haya mas de doce horas diarias de sol.

Floración de Marihuana

Floración, es el momento en el que empiezan a desarrollarse las flores de nuestra amiga, unos meses emocionantes donde comienzan a despertare aromas. La fase de floración de la marihuana tiene varios episodios que son comunes a todas las plantas de cannabis y comienza cuando termina la fase vegetativa.

Durante la primera fase de floración, estando cercano el momento en que la planta deba de soportar el peso de los cogollos comienza a crecer bastante rápido, pudiendo doblar su tamaño, y es cuando las plantas sufren un estiramiento para prepararse para lo que se avecina.

En la parte de las colas principales crecerán hojas nuevas, centrándose en producir tallos y hojas para coger más consistencia.

En la transición de la fase vegetativa y el comienzo de la floración, puedes utilizar inductores de floración con ello controlarás el proceso y estimularás a la planta para tener una floración mas abundante. Igualmente, la demanda de nutrientes es mucho mayor, por lo que ve reduciendo y aplicando gradualmente los diferente nutrientes específicos para cada fase, de manera que la planta no sufra aún mas por cambios en su alimento y nutrición.

Pasada la primera semana de floración, comenzarán a aparecer los primeros pistilos, son pelos blancos y finos, donde las hojas encuentran el tallo principal.

¿Cómo saber si mi planta es macho o hembra?

Este es el momento, si la planta en vez de producir los citados pelos, empieza a desarrollar bolsas de polen, estaremos ante un macho, y deberás de separar las plantas macho de la hembras, para que tus amigas no produzcan semillas al ser polinizadas por las plantas de cannabis macho.

Pasado alrededor de 20 días desde el inicio de la floración tú plantas de marihuana todavía no habrán terminado de dejar de crecer, deteniéndose el proceso de estiramiento o crecimiento lentamente hasta que este se detenga por completo, también los pelos empezarán a transformarse en lo que serán los cogollos de marihuana.

La planta comienza a producir tricomas y algo de resina, es un momento de máxima demanda y de estrés así que afina con la dosificación de tus nutrientes.

Pasada una semana más, tú planta habrá dejado de crecer, dando paso al comienzo del engorde de los cogollos, sobresaliendo los pelos de estos.

Continuando el engorde de los cogollos, es posible que salgan nuevos cogollos en diferentes partes de la planta, tú planta irá cogiendo cada vez más volumen, y los pelos blancos irán cambiando de color a tonos oscuros dorados, marrones, beige, etc., los tricomas comenzarán a volverse opacos, y así proseguirá tú planta durante 15 o 20 días más, dependiendo de la especie que sea, para estar ya casi lista para ser cosechada.

 COGOLLO MADAME GROW

Cosecha, secado y curado para obtener una cannabis de calidad

Es totalmente recomendable que hagas un lavado de raíces, que quiere decir esto, pues sencillo, que al menos durante dos semanas no añadas ningún producto a tú planta, y las riegues solamente con agua para para obtener un sabor puro libre de nutrientes.

 

¿Cuándo está mi planta de marihuana madura?

Tú amiga “María”, si has hecho bien los deberes tendrá un aspecto de “Tía Buena”, con abundantes tricomas, los pistilos se le arrugarán hacia atrás y empezarán a cambiar de color, naranja intento, marrón malva, morado… pueden ir surgiendo dependiendo de la especie de marihuana que hayamos cultivado. Los cogollos rellenos de resina cambian de color. En primer lugar pasan de transparente a lechoso, luego ámbar. Los racimos de flores o cogollos estarán tan hinchados que parecerán haberse vuelto del revés.

Cuando observes todos esto, significa que tú duro trabajo ha merecido la pena, y después del esfuerzo vendrá la recompensa.

 

La recolección de la planta de marihuana

No hay un momento exacto, debes de guiarte por la observación y por tú intuición, así que práctica el método ensayo – error, seguro que cada vez lo harás mejor.

Para la cosecha, algunos quitan las hojas con la planta todavía de pie par luego romper la planta por la parte de abajo. Luego debes de colgar las ramas para secar en una red de secado.

Ten cuidado al manejar tus plantas no quieras estropear o alterar los tricomas de tú planta de marihuana.

Secado del cannabis

Secar en un lugar fresco y oscuro, con poca humedad, este proceso es algo lento, y como mínimos debes de secar durante 14 días.

Hacer comprobaciones de las ramas

Una vez que está seco, las ramas delgadas se romperán fácilmente, las ramas gruesas serán ligeramente flexibles.

La clorofila se ha degradado y el verde del crecimiento ha sido sustituido por colores según la especie. Naranja, marrón, beige, verde pálido o incluso azul o púrpura puede surgir al secarse esta preciada parte de la planta.

 Donde almacenar la marihuana una vez seca

Se recomienda guardar en frascos de vidrio, para que tú bien preciado no pierda sus benditas propiedades.

Es conveniente abrir el bote unos cinco minutos al día durante las primeras semanas para que vaya perdiendo la última humedad. Cuanto veas que los cogollos están completamente secos, haz esta operación  únicamente una vez a la semana.

No eches al perder tantas semanas de esfuerzo y trabajo en el cultivo de marihuana por falta de atención en estos últimos momentos.

 

¿Cuánto tiempo se tarda en curar los cogollos de marihuana?

El cannabis lo puedes curar durante el tiempo que desees, recordando que los compuestos psicotrópicos, cuando la planta es curada adecuadamente se vuelven más psicoactivos. Esto lleva al menos seis semanas cuando se cura en condiciones ideales. Cuanto más larga la cura más suave será el resultado. Se recomienda mantener los tarros con los cogollos de marihuana en lugares frescos y oscuros. El THC se descompone en otros cannabinoides cuando con el tiempo se expone a la luz.

Si no estás seguro acerca del secado, ve probando la materia para coger referencias para experiencias futuras, el cannabis seca lentamente y no se denota totalmente seco ya que está impregnado de resina dando la sensación de ceroso.

Una vez hayas terminado todo el proceso de cultivo, estarás orgullos de ti mismo, habrás desarrollado y mejorado virtudes personales, como la atención, el cuidado de los demás, la paciencia, el sentido de la responsabilidad, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡así que disfruta cultivando!!!!!!!!!

POST TAGS:
Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT